Espacios naturales

Una de las razones para acercarse a Baztan-Bidasoa, es sin lugar a dudas la riqueza paisajística y natural que ofrecen los valles que lo conforman. Espacios naturales protegidos, paisajes verdes, bosques autóctonos, amplios ríos o pequeños riachuelos. El valor ecológico de  los paisajes es quien le da una identidad propia a Baztan-Bidasoa.

Lugares de Interés Comunitario (LIC)

La Red Natura 2000 es una red de lugares de gran interés natural catalogados como áreas de conservación a nivel de Europa. En Baztan-Bidasoa hay varios lugares integrados en esta red con la denominación de Lugar de Interés Comunitario (LIC) como por ejemplo el río Bidasoa y Baztan, el Parque Natural de Bertiz o el monte Alduide, Belate, Aritzakun‐Gorramendi‐Urritzate, regata de Orabidea y turbera de Arxuri en Baztan.

El Parque Natural Señorío de Bertiz

El Señorío de Bertiz es el primer Parque Natural declarado en Navarra. Se enmarca de esta forma en la red de espacios protegidos de la Comunidad Foral. Bertiz es un espacio singular, tanto por sus características naturales, como por su historia. Salvo en algunos períodos del siglo XIX la mayor parte del Señorío ha estado cubierto por los bosques típicos de la zona atlántica. El hayedo mixto ha sido el bosque predominante desde hace más de 3.000 años, que ha sobrevivido en Bertiz, constituyéndose en este lugar como una de las mejores muestras que se encuentran en Navarra. La humedad que envuelve a los hayedos resbala por su superficie dando lugar a todo un surtido de regatas y pequeñas cascadas de aguas claras y cantarinas, que componen con el hayedo que las enmarca una estampa de inigualable belleza. El parque cuenta con varios senderos bien señalizados para poder conocer y caminar por el bosque.

En la entrada al parque se encuentra el jardín botánico, con más de 100 años de antigüedad es el mayor tesoro del Parque Natural. Un entramado de caminos te permitirá admirar más de 120 especies de árboles y arbustos diferentes. Fue diseñado por un jardinero francés en 1847, y don Pedro Ciga lo amplió mezclando especies autóctonas con otras traídas de remotos lugares. Entre las primeras las hayas son la especie más abundante y entre las más curiosas pueden citarse el ciprés calvo, cedros de Líbano, el gingko de China, araucarias de la Tierra de Fuego, secuoyas de California, camelias, azaleas y bambúes. Joyas del Art Nouveau como estanques, puentes, glorietas, un mirador Belle Epoque y una capilla incrementan la belleza exclusiva de este jardín.

Los embalses de Leurtza; Área Natural Recreativa

Hoy Leurtza es un lugar donde los valores medioambientales y naturales  están protegidos. La ubicación de los embalses en una cuenca cerrada cubierta de hayedos confiere al lugar una magia especial. Como sacados de un cuento de hadas, los embalses de Leurtza han sido declarados Área Natural Recreativa. Así, el acondicionamiento con fogones, mobiliario, puntos de información combinado con el agua, las laderas boscosas, la tranquilidad y el atractivo paisaje hacen de este espacio natural un destino ideal para familias.

La fauna existente en Leurtza corresponde a un bosque atlántico húmedo. La rana bermeja (Rana temporaria), auténtico símbolo del lugar, encuentra aquí agua suficiente y una temperatura adecuada para su alimentación y refugio. También hay diversas especies de sapos y salamandras, en los alrededores podremos encontrarnos el jabalí, el zorro, el corzo, la fuina y el tejón. Asimismo, y como resultado de medidas para mejorar su hábitat, comienza a ser más habitual la presencia de diversas especies de murciélagos.

San Juan Xar; Reserva Natural

Este lugar único se encuentra en el municipio de Igantzi, allí se mezcla la riqueza natural del entorno con las creencias vinculadas al agua que sale de sus fuentes. Un espacio declarado Reserva Natural en 1987 por atesorar el único bosque autóctono de carpes o Carpinus betulus, también conocidos como abedulillos, de la península. Además del carpe, podremos ver castaños centenarios, arces, robles y fresnos.
En el corazón de este paraje singular ubicado en pleno Pirineo occidental, encontramos una gruta, una especie de santuario natural donde veremos una gran escultura de un pastor, se dice que en este lugar se realizaban ofrendas a diversos personajes mitológicos. También se encuentra una fuente de tres chorros cuyas aguas, según la creencia popular, tienen milagrosos poderes curativos contra las afecciones de la piel.